Comida-suspense en el restaurante AdagioTapas

Capçalera Reestrena

reestrena-la-ratonera-teatre-apolo-adagiotapas-1El pasado miércoles 9 de septiembre tuvo lugar la celebración de una comida-suspense en el restaurante AdagioTapas de Barcelona con motivo del reestreno de “La Ratonera” en el Teatro Apolo. Contó con la presencia de todo el elenco artístico de la obra y representantes de distintos medios de comunicación.

La comida, planteada como un juego de misterio e inspirada en “La Ratonera” de Agatha Christie, pretendía trasladar el espíritu de misterio de la obra al plato, creando así una original e innovadora fusión entre teatro y gastronomía.

El menú fue a cargo del chef Jordi Herrera, chef titular del reestrena-la-ratonera-teatre-apolo-adagiotapas-3restaurante Manairó galardonado con 1 estrella Michelin. Herrera se inspiró en el concepto whodunit (contracción inglesa de “Who has done it?”, “¿Quién lo hizo?”), subgénero de la novela policiaca del que Christie fue pionera, donde el principal interés de la obra consiste en descubrir quién es el asesino a través de las pistas que nos brinda la autora.

Siguiendo este concepto los 25 comensales atrapados en el restaurante AdagioTapas podían ser sospechosos de un crimen que se había cometido allí mismo, emulando así los 8 huéspedes atrapados en la Mansión Monskwell de “La Ratonera”.  Todos los invitados tenían que descubrir quién de ellos era el asesino a partir de una serie de pistas incluidas en los platos que se servían.reestrena-la-ratonera-teatre-apolo-adagiotapas-4

¡Que empiece el juego!

La propuesta gastronómica comenzó con un aperitivo con un nombre de lo más inofensivo

· Aperitivos inocentes e inofensivos

-Piel de patata rebozada y all-i-oli

-Tacos de bonito con perlas de Vermouth Izaguirre

-Pan con tomate

reestrena-la-ratonera-teatre-apolo-adagiotapas-5Mientras los comensales disfrutaban de los deliciosos entrantes llegó un telegrama indicando que entre todos ellos se encontraban 8 sospechosos de asesinato. Todos aquellos que tuvieran un ratón en su silla…eran un posible asesino. El próximo plato nos daría más pistas acerca del culpable:

· Pizza de gorgonzola rebozada

Un homenaje al cebo,  figura clásica utilizada por el detective para atrapar al asesino… o la víctima. El plato consistía en una bola de gorgonzola enzarzada en una broqueta que se sujetaba sobre una trampa de ratones aparentemente inofensiva…

reestrena-la-ratonera-teatre-apolo-adagiotapas-6¡Pero no! A 4 de los comensales se les activó la trampa, estrechando así el círculo y convirtiéndose estos 4 en los principales sospechosos.

· ¿Calamares a la romana?

Consistía en una bandeja de calamares a la romana en apariencia pero con una sorpresa…Homenaje a la pista sutil, al whodunit en su máxima expresión: pistas falsas que nos llevan a pensar que alguien es el asesino pero que siempre tienen una justificación.

Entre todos los platos servidos, 3 contenían un ingrediente distinto y por lo tanto…¡Solo nos quedaban 3 sospechosos!

reestrena-la-ratonera-teatre-apolo-adagiotapas-7· Croquetas de rustido

Se acercaba el final y cada vez faltaba menos para descubrir al asesino…El plato era un homenaje al indeseable, el asesino de la obra. En este caso, 2 de las croquetas servidas picaban considerablemente, dejando en 2 los sospechosos.

El juego estaba a punto de finalizar y justo en ese momento…Yolanda, la directora del restaurante nos soprendió con una terrible noticia: habían encontrado un cráneo en la habitación de la Sra. Ralston.

¡Ya teníamos al asesino!

reestrena-la-ratonera-teatre-apolo-adagiotapas-8· Cráneo de ‘cap-i-pota’ fría

Ahora que ya sabíamos qué comensal era el asesino necesitábamos la prueba del crimen para constatar su culpabilidad. El plato final en forma de cráneo era todo un homenaje a la evidencia, ¡la pista clave para encontrar al asesino!

***

Finalmente, este original maridaje entre teatro y gastronomía acabó con un brindis muy especial. El Maestro de Ceremonias comunicó a los invitados que habían sido envenenados al beber la copa de cava ¿La razón? Él era el nieto de Agatha Christie y verdadero asesino de la comida.  Al parecer le habían informado de que “La Ratonera” del Teatro Apolo era de una calidad tan superior que podía eclipsar a su versión londinense.  Un giro al más puro estilo Christie para acabar con una comida de lo más detectivesca.